Mientras Vicente Benavides es condenado por traiciónn y posteriormente escapando, se oye 8 meses después decir que había llegado a Santa Bárbara, donde reunió a bandidos e indígenas los que formaron la cruel Guerra a Muerte contra los patriotas. Ésta se mantuvo por años y la región se vio gravemente afectada por saqueos y muertes ya que no se respetaba sexo ni edad, siendo Santa Bárbara una o la más afectada por los enfrentamientos y fue despoblada en noviembre de 1821 terminando con 63 años de fundación; pero eso no es todo, fue quemada y no quedó piedra sobre piedra hasta Abril de 1833, doce años más tarde por orden del general Joaquín Prieto nombra Capitán de Infantería y Comandante de Armas en este pueblo a Domingo Salvo, encargándole de repoblar Santa Bárbara y pacificar la zona el puso orden y ley haciendo este hermoso valle en un lugar agradable y “Tranquilo”.

Dentro de lo que se pudo, porque los pewenches siguieron defendiendo sus tierras, pero ahora contra los chilenos capitaneados por don Domingo Salvo el que se valió de muchas estrategias, muchas de ellas sangrientas, incluso se cuenta que mucho más sangrienta que con los españoles. Nuestro repoblador dejó su descendencia en esta comuna muriendo en agosto de 1874, (habiendo nacido en 1790), diecisiete años después de su muerte, el 22 de diciembre de 1891 se declara Santa Bárbara como comuna, desde el río Duqueco hasta la alta cordillera, siendo una de las comunas más grandes de Chile, fronteriza con Argentina convirtiéndose en productiva: en lo agrícola, ganadero, apícola y la explotación de la selva nativa.

Fuente: Agrupación Cultural Amigos de la Historia de Santa Bárbara; Email