Escrito por Adrian Díaz Marro

Este es un debate que todavía no se está produciendo en Argentina. Y es muy importante porque habla más de Milei y de sus inseguridades que de la moneda.

Milei ha repetido una frase desde sus inicios. «Argentina le quitó 13 ceros a la moneda, destruyó 5 signos monetarios, dos hiperinflaciones sin guerras,(…)».

En los últimos años, a lo de los 13 ceros agregaba «y podíamos quitarle ya 3 ceros más». Efectivamente, todos nos reíamos viendo al gobierno de Alberto importando billetes. Gastando dólares (que no tenía) para comprar pesos argentinos impresos en Brasil, porque las imprentas argentinas ya no daban para más.

Milei está coqueteando con la hiperinflación, más que nunca debería aplicar algo que veía muy claro antes de dedicarse a la política, hay que quitarle 3 ceros a la moneda. Urgentemente (Alternativamente, crear un billete de 10.000 pesos con su cara, otro de 20.000 con la de su perro, etc.) Llevar a tu familia a cenar significa cargar también con una maleta repleta de fardos de billetes al más puro estilo Pablo Escobar. Es vergonzoso, es ineficiente y además es caro.

Pero ahora Milei es un político y ya no le viene tan bien quitarle ceros a la moneda. No porque no crea en ello, sino porque no quiere tener que hacerlo 2 veces. Ese sería un gran fracaso. Y esta es la clave de mi tesis.

Algo que debía haber hecho a las 24 horas de asumir, de repente, supone un coste muy alto. Con una inflación de un 1% diario y un anuncio del propio Milei (inventado, como casi todo lo que comunica) de 15.000% anual (no se me ocurre peor estrategia para intentar que el sector privado invierta que ponerlo todo extraordinariamente negro), la verdad es que el escenario sólo puede empeorar.

Por un lado, cualquier compra cada vez requiere de más fardos de billetes y por otro, la situación puede estallar a unos niveles donde, hyperinflación (o no) mediante, tenga que sacar 3 ceros más antes del fin de su mandato. No sólo sería el presidente que más ceros tuvo que sacarle a la moneda (nadie quiere salir en esa foto) sino que sería el primero que quedaría expuesto 2 veces, algo que atentaría claramente ante la narrativa de «todo esto lo causaron los otros». No claro, la primera la causaron los otros, la segunda, la causaste tú.

Cuál es el plan? Esperar lo que la sociedad te permita, semanas, idealmente meses, hacer una única resta de ceros… de 3, 4, 5 o los que sean, culpar al gobierno anterior e instrumentalizar el momento como punto de inflexión. «Hasta aquí fue limpiar lo que nos dejaron, no destruí yo la moneda, yo la sinceré», y a partir de hoy es lo que debéis juzgar como realmente mi gobierno. Aunque me quede ya poco de legislatura. Y esa será mi estrategia de campaña 2027.

Claro, el plan funciona si regularizo una vez, no dos. Aguantará la sociedad? Que un celular cueste 1.000 billetes de la máxima denominación puede ser cómico, que cueste 10.000 o 100.000 será insoportable. Es un ejemplo exagerado, ya sabemos que no se compra así. Pero sí se compra así la carne. Y va por el mismo camino.

La dolarización estaba muy bien para engañar a los votantes, pero… Mientras ¿Qué hacemos para pagar, Javier?