Dibujo de Achille Beltrame publicado en la Domenica del Corriere

El 28 de junio de 1914, el archiduque Franz Ferdinand de Austria y su esposa Sophie fueron asesinados a tiros por un nacionalista serbio bosnio durante una visita oficial a la capital bosnia de Sarajevo, evento que con el correr de los días desencadenaría la Primera Guerra Mundial.

 

El archiduque había viajado a Sarajevo en junio de 1914 para inspeccionar las fuerzas armadas imperiales en Bosnia y Herzegovina, que fueron invadidas por Austria-Hungría en 1908. La anexión enfureció a los nacionalistas serbios, que creían que los territorios deberían ser parte de Serbia. 

 

Un grupo de jóvenes nacionalistas idearon y se planificaron para matar al archiduque durante su visita a Sarajevo, y después de algunos errores, Gavrilo Princip, de 19 años, pudo disparar a la pareja real a quemarropa, mientras viajaban en su procesión oficial, matando a ambos casi al instante.

 

El asesinato desencadenó una serie de eventos, ya que Austria-Hungría inmediatamente culpó al gobierno serbio por el ataque. Mientras Rusia, grande y poderosa, apoyaba a Serbia, Austria pidió garantías de que Alemania intervendría de su lado contra Rusia y sus aliados, incluidos Francia y posiblemente Gran Bretaña. 

 

El 28 de julio, Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia, confabulados con los poderes políticos de Alemania e Inglaterra, y la frágil paz entre las grandes potencias de Europa colapsó, comenzando el devastador conflicto ahora conocido como la Primera Guerra Mundial.

Deja una respuesta